En cualquier lugar en el que no hay que preocuparse por resfriarse después de bailar bajo la lluvia, por salir herido después de haber amado, o por aguantar ese dolor de cabeza después de una noche de fiesta.
No tengas miedo a la tormenta, solo tienes que aprender a bailar bajo la lluvia.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

nunca más


No hay comentarios:

Publicar un comentario